Blogia
Rincón de Ailene y Miguel Án

PROFESIONES DE RIESGO: DOCENCIA

PROFESIONES DE RIESGO: DOCENCIA

    Casi al pie de la letra. Llega Pilar del trabajo, alborotada, indignada, y me dice que unos padres han amenazado de muerte a una profesora. Maria del Mar creo que es su nombre. La profe lleva días intentando que la madre de una de sus alumnas se acerque a hablar con ella, y no hay manera. Por eso recurre a la hermana mayor para mandarle el recado: “Dile a tu madre que tu hermana tiene piojos, que le eche el champú”. Más o menos es lo que le dice. A la hora no sólo está la madre en el colegio, sino el padre apestando a alcohol pidiendo ver a la puta de la maestra porque le van a dar una paliza que la van a matar, que quién es ella para ir diciendo mentiras por ahí. La profesora se esconde, claro. Y entre el jefe de estudios y la directora intentan calmar al padre. Mientras tanto, fuera, la madre, delante de todo el mundo y hablando con el móvil no para de vocear que ya pillará por la calle a esa puta, que antes o después se la va a encontrar. Algunos profesores le piden a la directora que denuncie a la pareja, y ella dice que nones, que si se llega a ese extremo presenta la dimisión. Esto no lo entiendo muy bien, pero es lo que me cuenta Pilar. María del Mar, que ni siquiera es del pueblo y a nadie tiene ahí, se va a su casa con más miedo en el cuerpo que Carrillo el 23-F.

Esto ocurrió ayer, hoy la madre se ha presentado con un justificante médico en el que se certifica que su hija no tiene piojos, y por eso persiste en su empeño de matar a la puta de la maestra. Cuando la amenazan con denunciarla dice que le da igual, que por otra más no le importa.

Cuando sepa en qué acaba esto os lo cuento. De momento sólo puedo recordar que cuando yo iba a la escuela y el maestro me calentaba con o sin razón, lo último que se me pasaba por la cabeza era contárselo a mis padres, porque entonces recibía ración doble. En cuarto de EGB me cargué haciendo el tonto un pequeño mapa de escayola en relieve que había colgado en la clase, lo partí justo por el Sistema Ibérico. Don Juan Luis, que en paz descanse, me quitó las gafas con cuidado y, sin cuidado alguno, me infló a tortas, me pegó más de diez y con ganas. Mi padre, días más tarde (menos mal que se enteró en frío) le dijo que pocas me había dado. Y no quedé traumatizado por aquello, lo que son las cosas, más bien aprendí que no se destroza ni lo propio ni lo ajeno sin razón. Si María del Mar le hubiera dado un pescozón a la alumna de marras hoy ya le estaban cantando el gorigori.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Alfonso -

Gracias, Rosa María. A mí sí que me sirve. La mayor parte de los padres de mis alumnos son como tú. Pero no hay manera de parar a los que son como los del artículo de Miguel Ángel. Nos dijeron que era bueno ser tolerante y nos hemos vuelto tolerantes con los intolerantes.

Rosa María -

Si os sirve de algo, os diré a todos los profesores que todavía quedan padres que os respetamos y valoramos vuestra labor en la educación de nuestros hijos.
Yo tengo dos y lo primero que les digo es que en el colegio deben obedecer, aprender y, sobre todo, respetar a sus maestros y a sus compañeros.
Yo también recibí cachetes por cotorra y no tengo secuelas de ello y procuraba, además de enmendarme no siempre con éxito (lo de hablar sin medida es algo que nunca he podido evitar), que mi madre no se enterase porque sino la que me caía era ración doble de tortazos. Así que, por favor, no decaigáis en vuestra lucha, os necesitamos. Un beso a todos.

miguel -

Es vergonzoso. Desde mi posición de docente esto empieza a verse casi con normalidad y eso es lo preocupante. Se podría escribir otra novela con el título: La verdadera educación.

Miguel Ángel -

Antonio, ¿puedo utilizar lo que acabas de escribir, citando procedencia, en un artículo que me han pedido?

ANTONIO, el futuro papi -

Problemas que nos encontramos los profesores a diario y que minan la salud y el alma de cualquiera:
1. Comprobar que no les interesa lo más mínimo lo que impartes; esto es frustrante.
2. Comprobar que son incapaces de aprobar un examen de un folio porque no se lo han estudiado
3. Comprobar estupefacto como lo único que puedes hacer ante los 12 gamberros de turno ( antes eran cuatro, ahora son 12)que te chafan la clase es ponerles una amonestación que no va a ningún lado.
.Comprobar como ante insultos y faltas de respeto tienes que callar porque cualquier conducta incorrecta te supone la llegada del inspector, el sindicato del menor o el padre mamporrero ( que es el más peligroso de todos ).
. Comprobar como el sistema LOGSE o LOE O LOCE o el que toque los pasa de curso aunque tengan suspensas
. Comprobar como muchos compañeros profesores los aprueban porque son buenas personas o porque su padre es amiguete o los abuelos fueron juntos a la guerra ( esto es triste pero ocurre ).
. Comprobar como la Junta de Calamidades de Castilla la MAncha se empeña en escolarizar en 3ºde la Eso a los pobres ecuatorianos que no saben escribir, difícilmente leer e imposible distinguir un verbo de un sustantivo.
. Comprobar como la misma Junta de Calamidades hizo el año pasado una evaluación interna y muchos alumnos con 11 suspensas fueron catalogados por el inspector como alumnos brillantes ( yo le dije que futuros ministros ).
. Comprobar como cada año los padres nos comen el terreno y ya casi mandan en los institutos gracias a la rendición de la administración.
. Comprobar como alumnos de 2º de Bachillerato no saben si Ortega y Gasset son dos o uno.
. Comprobar como todos los días el parte de faltas de los profesores está lleno y los alumnos pierden clase...

Y todas las mañana a las siete suena el despertador...l

David -

Hola Miguel Ángel.

La verdad es que es algo muy grave lo de la pérdida del respeto a los profesores, y no me refiero a por parte de los alumnos, sino de los padres.

La educación lo es todo. Y si los padres dan esos ejemplos a sus hijos, no sé a dónde llegaremos a parar.

Anda que tú también!, romper el sistema Ibérico! Te has leído la Balsa de Piedra, de Saramago? Él rompió la Península por los Pirineos.

Un abrazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres