Blogia
Rincón de Ailene y Miguel Án

MI GRADUACIÓN

MI  GRADUACIÓN

              Hoy me he graduado, en la Guarde. Mi prima Laura también se gradúa esta semana, en la Escuela de Enfermería. Mi padre también se graduó ayer, la vista.

               Yo he sido la primera en recibir el pergamino que me acredita como capaz de enfrentarme al mundo con recursos suficientes como para no dejar en mal lugar a la Seño María Luisa, que me ha enseñado los colores, a contar del uno al diez, las formas, un montón de canciones y bailes, a comer cocido (cuando no me veía volvía a echar algunos bocados al plato). Me ha hecho ilusión porque hasta hace una semana no sabía si iba a poder graduarme o no, ya que todavía no sabía hacer pis en el orinal. Pero, oye, de la noche a la mañana, he aprendido hasta a hacer caca. Por eso me han dado también la orla de mi promoción y un sombrero de cartulina negra y una medalla del CAI El Olivo y una banda verde. Luego hemos comido paella y gazpacho en el salón de la Guarde (que es lo mismo que el CAI, pero en menos fino) y Bruno ha aprovechado para darme el último empujón del curso y yo le he arañado, por aquello de la igualdad de oportunidades. Y entonces es cuando ha venido la Seño y le ha dicho a mis papás que vigilasen unos granitos que tengo porque había casos recientes de varicela. ¡Con lo contentos que estábamos todos pensando que se debían a los mosquitos! Mi prima Carlota, que ha venido a aplaudirme aunque luego se ha hecho la sueca, se ha dormido en mi carricoche y yo he pensado que si tengo que compartir con ella mis juguetes, el asiento adaptado del coche, los mimos de los parientes, no podía por menos que compartir con ella la viruela, así que me he arrimado bien a ella y la he sobado todo lo que he podido y más hasta que se ha dado cuenta mi padre, que no se le escapa una porque ayer se graduó la vista. Y me ha cogido por banda y me ha dicho lo de siempre: “Ailene, escúchame, deja a la prima dormir.”

        Paga conmigo sus frustraciones, está claro. La última se la debe al Ayuntamiento de Ciudad Real, que le ha editado una novela, Grillos de septiembre, y él sugirió que en la portada apareciese el logotipo de la compañía petrolífera Shell bañado en sangre porque cuadra muy bien con el contenido del libro, y no han tenido a bien hacerlo. En la primera prueba le enviaron la portada con el logotipo de la Shell, pero sin sangre, con lo cual aquello se parecía mucho al tío de Graná, pero en la definitiva no hay concha amarilla que valga. Le han comentado que es mejor así, que para qué buscarse complicaciones. Y él ha dicho que si lo llega a saber en lugar de escribir una novela de denuncia sobre el exterminio de la tribu nigeriana ogoni por parte de los intereses económicos de la petrolera Shell la habría escrito sobre la sonrisa etérea de la princesita doña Leonor o sobre cómo aprendí a pronunciar libélula, que también tuvo su aquello.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Lola -

¡¡¡¡¡¡¡FELICIDADES, CAMPEONA!!!!!!!
Muchas felicidades de parte de tus compañeros de promoción.
Clase de Caperucita Roja, CAI El Olivo 2005-2006. Ra-ra-rá

Gatopardo -

Cariñete: ¡felicidades por tu graduación! Espero que tus granitos no sean la varicela, y no inaugures la costumbre de ponerte enferma en vacaciones. Estás impresionante con tu orla y tu sombrero, y se nota que eres consciente de lo importante que es ese momento. Me gustaría que cuando seas mayor y recibas el doctorado "honoris causa" pongas esta foto al lado de la que te hagan, para recordar que por muy grande que llegues a ser, esta de hoy es la madre de la mujer que serás.
Yo creo que la portada de un libro no es realmente importante, y lo de la sangre está muy visto, es un mensaje poco sutil, que tira un poco de espaldas a quienes no nos gusta que nos cuenten quien es el criminal antes de ver la película o leer la novela. Y creo que en el Ayuntamiento de Ciudad Real, por equivocación, han acertado. Pero no le digas esto a tu padre, que es capaz de ponerse a escribir sobre la sonrisa de la princesita esa que no te llega ni a la suela de tus sandalias nuevas.
Deposito un beso en el ordenador y soplo para que te llegue.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres